Blog

IV. Debate Final

por | May 2, 2013 | Blog, Opus Magnum

Abukasem the Greedy Perfumer“Jesús era humano, mas con lazos divinos,” afirmaron algunos.

“Jesús era mi vecino… un tío muy majo,” dijo Vicente del Cilantro, el frutero de una pequeña aldea ubicada a dos millas al sur de Foz de Lugo, Galicia.

“Jesús era Dios aprisionado entre la carne,” aseveró así la Iglesia Católica Apostólica y Romana.

“Jesús era (es) un maestro inspirado por la Divinidad,” comentan los Sufis.

“Jesús es el Mesías,” predijo Melchor + 2.

Mas prominentes profesores del colegio para la investigación religiosa y eruditas intuiciones especulatorias de Oxford afirman sin un sesgo de duda, que Jesús era una hormiga. Para probar este punto, citan el Evangelio de Tomás: “… levanta una piedra, y allí me encontrarás.”

Otros escolásticos insisten en morar dentro del reino relativo a los insectos, citando el mismo Evangelio: “… rompe un madero por la mitad, y allí estoy.” Debido a lo cual, consideran que Él era una termita.

Otra venturosa reivindación que fue pronunciada, no excenta de una pizca de rebeldía adolescente, es: “Jesús era una rata.”

Con la intención de probar tal punto, el pequeño pero por demás influyente y extravagante think-tank-religioso llamado El club religioso del ratón Mickey, cita el maravilloso libro de Tahir Shah Aprendiz de brujo, página 280:

“…como sucede en ese templo – Karnidevi, cerca de Bilkaner – donde veneran a las ratas. Escuché que hay miles de esos pequeños amiguitos. Rebaños de devotos venidos de toda la India acuden a dicho templo. Alimentan a las ratas con enormes bandejas repletas de comida. Solo una vez que los roedores no puedes comer más, es que los peregrinos aprovechan las sobras.

Para El club religioso del ratón Mickey -una despreciable secta obsesionada con roedores- el previamente citado extracto sirve como prueba irrefutable de su lema religioso; la organización pseudo-escolástica cree fervientemente que Jesús fue a morir a la India. Son también apasionados lectores -recitadores-, de dos libros en particular: Cristo en Cachemira de Aziz Kashmiri, y Jesús vivió en la India de Holger Kersten; obras que respaldan su particular visión del Nazareno visitando esta parte del suelo Gondwanés.

Según ellos, la india iglesia infestada de roedores es un símbolo mismo del Maestro, multiplicado, no en panes y pescados, mas en ratas (1). Las bandejas de comida hacen las veces de última cena, y nosotros, humanos, únicamente somos dignos de las sobras, debido a nuestra eterna inclinación al pecado. Su básica teología también incluye un desagradable conjunto de prácticas como por ejemplo, reprobables orgías: ritos horrendos llevados a cabo por todos los parroquianos masculinos (es decir, todos los parroquianos), en los cuales hombres disfrazados de gatos son sodomizados por compañeros feligreses predeciblemente comportándose y luciendo como ratas. Luego de acabada la inoportuna visita posterior (y seguramente sobre el trasero), disfrutan de un festín de quesos hasta que el primer pájaro anuncia la llegada del vigiloso sol.

Como consecuencia de una simple formulación lógica, el gato es visto como la causa de todo mal; toda representación felina es parte de una primigenia y multifacética figura que mora en los abismos del infierno, el cual en este caso no está hecho de fuego, más de hervorosas aguas oceánicas que sufren una sobrepoblación de atún.

Cualquier dibujito animado con un gato como personaje principal, está (por supuesto) prohibido, como también esas otras referencias a felinos a lo largo de la historia del arte; productos y creaciones que no están destinadas a ser disfrutadas por los parroquianos bajo circunstancia alguna (1.1). El ala más conservadora del movimiento está actualmente planeando un masivo boicot a Cats y cualquier otro musical vinculado de alguna manera con Andrew Lloyd Webber, de quien sospechan -no solamente los fanáticos conservadores- que oculta una verdadera naturaleza gatuna: el hombre-gato.

Como siempre ocurre en cualquier agrupamiento social ocasionado por un interés común -no solamente utilizando disfraces de gatos-, facciones diversas comienza a surgir, fragmentando así la primigenia unión armónica; una minúscula secta dentro de este horrendo grupo de fanáticos, se hunde bajo la creencia (inspirada por su inacabable apetito por los gatos) de que el peludo muchachito venido de Melmac conocido como Alf, es el último Mesías, el secreto caballero del apocalipsis que surge para instaurar el Reino del Señor sobre este planeta pecador. *

El postrero paso que nos conduce más allá de este reino abarrotado de caóticas paradojas quesísticas  en forma de dibujos animados, es dado por una pequeñísima (2) secta surgida dentro del colegio para la investigación religiosa y eruditas intuiciones especulatorias de Oxford, autodenominada como… (3). Sus miembros declaran que esas mismas líneas del Evangelio de Tomás anteriormente citadas, son en realidad una especie de metafórico código secreto (4) que naturalmente nos conduce a la conclusión que Jesús, lógicamente, es Pinocho, y Dios padre, Gepeto.

Por supuesto, que si éste fuera el caso, entonces: ¿por qué Jesús fue crucificado, si Él mismo estaba hecho del mismo material que la mortuoria cruz?

¿No sería ello una redundancia despreciable?

(1) Algunas versiones apócrifas sugieres que Walter Disney fue el fundador y benefactor de la extravagante secta. Si le diéramos lugar a tal asombrosa información, su creación dibujística proyecta sin dudas una sombra diferente sobre la industria del entretenimiento; no solo prestó su voz a la primera versión del roedor animado, sino que además este personaje se convirtió eventualmente es su máximo éxito, además de jugar un rol vital en el desarrollo de lo que hoy es su imperio de diversión congelada.

(1.1) Garfield, Tom, el Gato con botas, el gato-tigre de Adam/He-Man llamado Gringer; aparentemente, el ala dura de la secta también está intentando prohibir a todos aquellos actores humanos que en algun momento de sus vidas prestaron su voces a personajes gatunos, como por ejemplo Antonio Banderas. También es importante destacar, que previo a su conversión Islámica, la música de Yusuf Islam también sufría la censura.

* Si le gustaría saber más acerca de esta secta roedora, que en un futuro no muy lejano podría bien gozar de la mismísima protección del Vaticano, no se detenga únicamente en estas líneas portadoras de un estilo asombroso, pues una detallada descripción de esta moda adorática será prontamente compuesta (5).

(2) Según los diarios secretos encontrados en un oscuro y pecaminoso pub de Canterbury, está conformada por tres miembros; un brazo derecho, una pierna izquierda, y una nariz.

(3) Algo puede haberse perdido en la traducción. Ed.

(4) Refiriéndose al trozo de madera, y a Jesús, ambos en el Evangelio de Tomás.

(5) Una excelente razón por la cual no imprimir el presente dossier, y condenarlo al formato electrónico. De esta manera, las ratas jamás podrán destruir las verdades inpronunciadas, comiéndolas.

Shares

FOLLOW

Categories

Suscribir

Para continuar desvelando los secretos alquémicos de Abu Kasem, ingresa tu dirección de e-mail debajo.