Blog

LXXIX. Acidez

por | Sep 28, 2016 | Opus Magnum

alchemistLa acidez no es únicamente una cualidad que puede ser medida en alimentos, líquidos, comediantes o discursos brindados por políticos (quienes sin saberlo muchas veces son más graciosos que aquellos que intentan serlo); es también uno de los muchos atributos del humor; en este caso, bajo la forma de un chiste estructurado.

Dependiendo de su intensidad y de la perspicacia del oyente o lector, el cuento humorístico puede causar úlceras, perforaciones intestinales, problemas respiratorios como bronquitis crónica, e incluso tumores en la lengua o el esófago, por nombrar apenas un puñado de los riesgos secundarios del humor ácido.

No ha habido en la historia de la humanidad toda un caso tan triste y notable como el que está inspirando estas mismísimas líneas. Debido a su único y ácido sentido de lo humorístico, el celebrado comediante y mimo nacido en Suiza, Rigobert de Singlaut, falleció durante las primeras horas de la mañana de hoy, en su residencia de Rennes-le-Chateaux.

Sus vías respiratorias sucumbieron al estratosférico PH de su reflujo, el cual continuamente emergía como la lava de un risueño volcán; él murió víctima de un solitario pecado: encontrar a sus ciertamente ácidos chistes dignos de risa.

Sus últimas palabras, según un testigo audio-ocular, podrían haber sido:

(Espacio donde deberían haber estado la postrera sentencia pronunciada por la boca de de Singlaut)

Nota del editor: debido a la ingente cantidad de demandas judiciales que actualmente están dirigidas a nuestro honor y cuentas bancarias, estamos obligados a no reproducir la supuesta hazaña humorística con la intención de preservar la salud de nuestros potenciales lectores.

¿Puedes ver la paradoja? Está allí, detrás de la columna.

 

Shares

FOLLOW

Categories

Suscribir

Para continuar desvelando los secretos alquémicos de Abu Kasem, ingresa tu dirección de e-mail debajo.

A %d blogueros les gusta esto: