Blog

LII. Destinación

por | Feb 1, 2015 | Opus Magnum

Abukasem the Greedy PerfumerEl Generoso Perfumista, quien era comúnmente conocido como Iqbal ibn Haidar y quien además era un amable y perfecto abuelo, me enseñó una vez una lección sin hacerla explícita, compartiendo algo que le hubo dicho a un ansioso aprendiz a quien alguna vez había tenido que sufrir:

Estoy seguro de que varias veces te has dicho que llevarías a cabo diligentemente aquello que tu maestro te ha sugerido que deberías hacer solamente por tu propio bien.

Considera que quizá ya lo estés haciendo… o no

Considera que quizá parte de tu trabajo sea descubrirlo… o no

Seguramente la vasta mas finita distancia que separa a lo que quieres de lo que necesitas distorsione tu visión

Seguramente este sea tu trabajo: acercar tus extremos.

Recuerda que el maestro sabe lo que el discípulo necesita: ello lo hace ser lo que es.

Mientras permanezcas en el vehículo que te lleva a tu meta, poco importa lo que hagas durante el trayecto.

Eso sí: no molestes al conductor

 

Shares

FOLLOW

Categories

Suscribir

Para continuar desvelando los secretos alquémicos de Abu Kasem, ingresa tu dirección de e-mail debajo.

A %d blogueros les gusta esto: